Plan de Seguridad

A continuación hay una lista de opciones que puede ayudarte a planear tu propia seguridad y/o la de los niños antes que un episodio de violencia o de abuso ocurra. Estos pasos son meramente sugerencias y no prevendrán que un episodio de violencia suceda. Si tú sigues cualquiera de estos pasos y la experiencia de abuso continúa, ¡esto no es tu culpa! El abusador es el único que puede hacer que el abuso pare.  En caso de que quisieras descargar un plan de seguridad personalizado, por favor haga clic aquí.

Algunas cosas a considerar…

Conoce el número de atención directa de Shelter. Guarda este número en Discado Rápido (Speed Dial) en tu teléfono celular. Tú puedes contactar la línea directa confidencial de Shelter, disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, llamando al (434) 293-8509. Se aceptan llamadas por cobro revertido. Esta es una línea de Voz/TTY. Tú también puedes llamar a la línea directa estatal al 1-800-838-8238 (V/TTY).

Trata de evitar quedar atrapada en la cocina (hay muchas armas potenciales) o en el baño (no hay espacio para escapar o alejarse y hay demasiadas superficies duras contra

las cuales puedes ser empujada o golpeada). También es una buena idea evitar cualquier área de la casa que pueda ser utilizada para guardar pistolas u otras armas. No se recomienda el uso de un arma contra el abusador; esto podría volverse en tu contra y/o llevar la violencia a un nivel más peligroso.

Considera cualquier posible plan de escape antes del episodio de violencia. ¿Cuáles son algunas de las posibles rutas de escape incluyendo puertas y ventanas? Si tú sientes que el episodio de violencia puede ocurrir pronto, trata de salir antes de que esto empiece. Si es posible, trata de tomar tus hijos contigo. Piensa acerca de los lugares seguros que tú podrías ir después de que hayas salido. Si tú no sientes que sea seguro ir con la familia o amigos, considera ir a un refugio. Al menos, siempre puedes tratar de ir a un lugar público como un centro de compra, un restaurant de comida rápida o la estación de policía. En caso de que estés siendo perseguida por tu agresor, anda a la estación de policía o bomberos más cercana (si es que allí te sientes segura). Si no sabes dónde estas se encuentran, puedes buscar información en la guía telefónica local o de la ciudad y en los sitios web del condado.

Si tienes un vehículo, ten hecha una copia extra de la llave y escóndela en un lugar seguro o alrededor del vehículo. Puedes comprar un llavero magnético en una ferretería. Entonces, si te es posible llegar al vehículo durante un episodio violento, tú podrás manejar para estar a resguardo del abusador. Esconder dinero extra en la guantera del vehículo para realizar llamadas telefónicas, y/o cargar combustible podría también ser útil. Además, considera aparcar tu vehículo reculando y así podrás salir rápidamente.

Empaca un conjunto extra de ropa y calzados para ti y tus niños. Incluye cosas tales como pañales, artículos de higiene, medicamentos y, dinero extra. Guarda estas cosas con algún vecino, amigo, miembro de la iglesia o en algún otro lugar seguro en caso que tú no estés planeando salir inmediatamente.

Si puedes, junta documentos importantes que podrías necesitar más adelante, tales como: certificados de nacimiento, números de seguro social, licencia de matrimonio, órdenes de protección, información sobre el seguro médico, números de teléfonos de amigos, los registros escolares de los niños y otra información importante. También puedes fotocopiarlos anticipadamente, guardándolos en un lugar seguro ya que no podrás volverte para conseguirlos nuevamente durante un episodio de violencia.

Trata los registros financieros como lo harías con documentos importantes. Toma los recibos de la renta, la hipoteca y los servicios públicos, la información de la cuenta de cheques y ahorros, tarjetas de crédito, números de cuenta y cheques cancelados significativos. Esconde un cheque en blanco con la ropa extra.

Si tienes un vecino en quien puedas creer y confiar, podrías acordar con él alguna señal que indique que necesitas a la policía. De esta manera, podrías hacer parpadear una luz, golpear la pared, gritar una o dos palabras, usar una palabra o frase clave en el teléfono, y así el vecino sabrá que hay que llamar a la policía.

Recuerda, algunas veces hasta los mejores planes no funcionan, por ello es importante tener un plan alternativo por si acaso. Considera todas las opciones que tengas. Como último recurso, si durante un ataque de violencia no puedes salir o zafarte, considera fingir que sufres un desmayo o una convulsión. Esto podría detener el ataque.

¡El abuso nunca es por tu culpa!

Si necesitas asistencia, por favor llama a nuestra línea de atención directa las 24 horas al: (434) 293-8509  V/TTY

Se aceptan llamadas por cobro revertido.

Si esto es una emergencia, llama por favor 911.